Opciones para la impresión 3D

De Biblioteca de impresión 3D - Mec3d
Saltar a: navegación, buscar

Me atrevo a asegurar que toda persona que tenga una televisión o Internet ha escuchado sobre la impresión 3d. Ha sido nombrada "La siguiente revolución industrial" y el hecho que se haya vuelto tan accesible en los últimos 10 años, ha permitido que casi cualquier persona pueda materializar sus ideas. Esta popularidad provoca en muchos el deseo y a veces la necesidad de probar la tecnología, siendo indispensable conocer qué opciones existen a la hora de decidir imprimir en 3D. Esa opciones son las siguientes:

-Por mucho, la opción más sencilla, es solicitar un servicio de impresión externo, como Mec3d, que es económico, rápido y de buena calidad. Para solicitar la impresión, es necesario contar con el modelo 3D que se desea imprimir en formato stl, que puede ser generado por practicamente todos los softwares de diseño CAD (Inventor, Catia, Solid Works) y de modelado orgánico (3D Studio Max, Maya, Rhino). Usualmente dicho archivo se "sube" a la plataforma del negocio de impresión, se eligen los parámetros como material, resolución y color y entonces se obtiene una cotización automáticamente. El usuario puede proceder con el pago para realizar la orden o simplemente cancelarla. Es muy fácil y sencillo. Para imprimir en Mec3d puedes seguir este tutorial. Aun si no sabes como modelar en 3D con ningún software, puedes acceder a una biblioteca digital de modelos gratuitos como Thingiverse [1] o GrabCAD[2], aunque los modelos de Thingiverse son especialmente diseñados para impresión 3D y podemos encontrar mayor variedad de objetos prácticos. Muy recomendado.


-Comprar una impresora profesional de un fabricante grande como Stratasys o 3d Systems.Esta es la opción más costosa pero la que ofrece el mejor desempeño a cualquier nivel. No está al alcance de todos, y si bien, los precios han disminuido drásticamente, fabricantes de este rango siguen poseyendo tecnologías patentadas que tienen un alto costo para el consumidor. Generalmente esta es la opción elegida por grandes fábricas y estudios de diseño que necesitan la alta precisión ofrecida por estos equipos o la capacidad de fabricar piezas de uso final para aplicaciones de alto desempeño. En la actualidad (enero 2016) el costo de entrada a las grandes ligas de la impresión se sitúa alrededor de los $20,000 USD y como suelen decir, el cielo es el límite.

-Comprar una impresora accesible de un fabricante pequeño, como Zortrax, Ultimaker o Mec3D[3]. Esta es la opción más popular debido a la facilidad de uso de estas máquinas, su bajo costo y la capacidad de ser modificadas por el usuario. Generalmente tienen una amplia base de usuarios, que permite la solución de problemas de manera más rápida y efectiva al poder realizar muchas iteraciones de posibles soluciones en poco tiempo y la estandarización de mejoras significativas. Generalmente estas máquinas solo trabajan con polímeros como el ABS, PLA y poliamida, entre otros, siendo completamente imposible usarlas materiales de otra naturaleza sin antes hacer grandes cambios en sus componentes. El costo va de $400 USD a $3,000 aproximadamente.

-Comprar un kit. Muchos de los fabricantes pequeños ofrecen la opción de comprar los mismos modelos de impresoras que venden pero en forma de kit desarmado. Si bien, los ahorros son atractivos, esta opción no es para todos, puesto que requiere experiencia en el uso de herramientas, conexiones eléctricas, programación y uso de redes, ya que el usuario final el completamente responsable del buen ensamble de su máquina, programación y puesta a punto. Esta opción es lo que llaman "ámalo u ódialo". Los amantes de la Ingeniería van a encontrar un tremendo deleite al ensamblar una máquina, pero las personas que aman solo usar la tecnología, muy probablemente se sentirán frustradas cuando las cosas no marchen bien. Con todo, una máquina de kit bien ensamblada y calibrada va a dar a su dueño la mayor satisfacción y la posibilidad de fabricar piezas con calidad equiparable a los equipos profesionales, ya que la experiencia ganada al ensamblar, redunda en facilidad para el ajuste, puesta apunto y entendimiento de los parámetros de impresión, obteniendo una receta para impresiones de altísima calidad. En precios podemos ir desde los $150 hasta los $1,000 USD aproximadamente.

-Ensamblar una máquina replicable RepRap. Entramos en terrenos "maker". Muy parecida a la opción anterior, solo que implica el conseguir cada una de las partes por separado, incurriendo en la necesidad de tener basta experiencia (o mucha paciencia para leer e investigar) en impresoras 3D para saber qué partes son compatibles y que partes tienen buen precio. Obviamente los ahorros son significativos y podemos armar una máquina desde $100 USD. Sin embargo, la gran ventaja de esta opción en la facilidad de elegir partes de fabricantes con buena reputación, componentes mejorados, capacidades de impresión mayores o bien, simplemente elegir colores que nos agraden. Lo usual es que estas máquinas contienen gran cantidad de componentes estructurales hechos de plástico impreso, por lo que pueden ser hasta cierto grado replicables (lo cual es el fin del movimiento RepRap). Es fácil replicar una máquina cuando ya se tiene una impresora, pero cuando no se tiene, es indispensable la colaboración con amigos que la tengan o bien, solicitar un servicio de impresión externo, como iMaterialise, Shapeways o Mec3D.

-Diseñar una máquina. Si dijimos que la opción de ensamblar una RepRap era solo para Makers, entonces debemos decir que esta opción es solo para Makers con experiencia en Ingeniería. Esta probablemente sea la opción más satisfactoria para quien gusta del diseño, mecánica, electrónica, programación e Ingeniería en general, pero probablemente sea una pesadilla para el resto de las personas. En esta opción encontramos dos vertientes: la que gasta poco o la que gasta mucho. La que gasta poco, o nada, pretende diseñar y construir una máquina usando solo materiales reciclados a los que tenga acceso. Muchos individuos han logrado reconocimiento internacional por lograrlo. La segunda vertiente, la que gasta mucho, usualmente esta reservada para personas o grupos enfocados en el desarrollo de una máquina de impresión 3D como negocio, siendo los gastos elevados.